Conoce qué es la queratina y los protocolos que seguimos en nuestros salones de peluquería para este tratamiento.

Últimamente uno de los tratamientos más demandados por nuestras clientas es el tratamiento queratínico. Debemos de empezar explicando que este tratamiento no es un tratamiento restaurador del cabello ni tampoco un alisador como puede ser el alisado japonés o cualquier otro desrizado tradicional. Si que es verdad que facilita el alisado, pero su principal función es la de evitar el encrespamiento y nutrir en profundidad el cabello aportando elasticidad y brillo.

La queratina es una proteína que se encuentra de forma natural en pelo piel y uñas.  Es el principal componente del cabello y la responsable de dar forma y consistencia a la fibra capilar. Además de varios productos que llevan queratina existen diferentes tratamientos intensivos con esta sustancia que refuerzan y nutren el cabello desde la cutícula evitando el encrespamiento y facilitando el alisado.

«Este tratamiento es uno de los más caros que hacemos en nuestros salones, aunque resulta rentable debido a sus efectos de larga duración: de tres a cuatro meses»

Este tratamiento está indicado para cualquier tipo de cabello, pero es especialmente efectivo en cabellos que estén muy dañados o estropeados, devolviendo así la suavidad y brillo al cabello.

Los factores que pueden ocasionar una pérdida de queratina son muchos: uso de secadores a altas temperaturas, cepillado incorrecto, la contaminación, etc. Todos estos factores pueden provocar que el cabello se abra y se hinche, favoreciendo así el encrespamiento.

El tratamiento de keratina actúa rellenando todos estos huecos que se han abierto en nuestro cabello, reconstituyéndolo desde dentro.

En nuestros salones contamos con profesionales que después de un examen exhaustivo del cabello, siguen un protocolo que dura entre hora y media y dos horas. Empezamos lavando el cabello con un champú específico para eliminar residuos y abrir la cutícula capilar para facilitar la penetración del producto queratínico que vamos a emplear. A continuación, secamos el cabello y aplicamos la queratina mechón a mechón de raíz a puntas. Por último, pulimos el cabello con plancha para sellar la cutícula de la fibra capilar.

El resultado final dependerá del uso de un buen producto y el buen hacer de nuestros profesionales. Como mantenimiento recomendamos utilizar un champú libre de sulfatos.