Los cabellos nacen, crecen y se caen. Es un ciclo normal, pero a veces por diversas circunstancias el número de cabellos que caen es muy superior a los que nacen, perdiendo masa capilar.

Tenemos que diferenciar entre una caída normal del cabello (hasta 100 cabellos diarios) y un problema de caída (cuando la cantidad de cabellos caídos supera los 100 cabellos diarios) pues muchas veces nos agobiamos por una circunstancia natural, recordar que durante el otoño mucha gente pierde más cabello de forma natural.

La caída del cabello es un problema grave que puede tener muchas causas, desde mala alimentación, stress, una deficiencia puntual, o puede tener causas genéticas u hormonales.

Generalmente los tratamientos anti caída, a diferencia de otros tratamientos como por ejemplo los de hidratación del cabello, son tratamientos muy rigurosos y muy a largo plazo, centrándose en dos áreas principalmente: evitar la caída prematura del cabello y fomentar el nacimiento de nuevos bulbos capilares.

Un tratamiento anti caída debe estar guiado por un profesional que aconseje y regule los productos, pero también es recomendable un seguimiento en casa pues la constancia y la frecuencia de estos tratamientos es muy importante para obtener los mejores resultados. Una vez comenzado los tratamientos hay que evitar cualquier tipo de agresión al cabello: tanto decoloraciones como el uso de coletas o planchas de alisado, pues dificultan la regeneración capilar. En caso de usar tinte, se recomiendan los tintes sin amoniaco y sin oxigenadas fuertes pues ayudaran a mantener la salud capilar.

«Los profesionales de Dania Peluquerías recomendamos el uso de los champús Prevención de Kerastase, o el champú Densité también de Kerastase, en cuanto a tratamientos de ampollas (generalmente los más efectivos) debemos ver y valorar el cabello antes de hacer una recomendación»